domingo, 9 de agosto de 2009

TRABAJOS DE GRIFFITH

MATERIAL PARA 5° D.B.
MECANISMOS DE TRANSFORMACIÓN BACTERIANA

A mediados de 1920, el bacteriólogo Frederick Griffith, trató de obtener una vacuna contra el Sptreptococo Pneumoniae, causante de la neumonía, nunca tuvo éxito con la vacuna, sin embargo realizó importantes descubrimientos a los que llamó “Transformación Bacteriana”.
Griffith descubrió dos variedades de Streptococo. En una variedad cada bacteria tiene una cápsula de polisacáridos, en la otra las bacterias están desnudas. Griffith propuso la hipótesis que la cápsula afecta la capacidad de las dos variedades de bacterias para causar la enfermedad. Realizó cuatro experimentos con las dos cepas.

1- Inyección con bacterias encapsuladas vivas: cuando inyectó a ratones bacterias encapsuladas, los ratones contrajeron pneumonia y murieron. La autopsia demostró que en la sangre había numerosas baterías encapsuladas. Luego descubrió que cuando las bacterias invadían un huésped mamífero, los leucocitos trataban de ingerir a las bacterias, pero las bacterias eran resbaladizas, lo que impedía que los leucocitos se adhirieran a la superficie. Por ésta razón los leucocitos eran incapaces de ingerir a las bacterias y éstas se reproducían en el huésped y producían la enfermedad.
2- Inyección con bacterias desnudas vivas: si se inyectaba a los ratones con la variedad Streptococo desnuda. En éste caso los ratones permanecieron vivos. Luego se pudo observar que la variedad desnuda era ingerida por los leucocitos sin ningún problema. Las bacterias desnudas no causan la enfermedad.
3- Inyección con bacterias encapsuladas muertas por calor: Griffith descubrió que al calentar a los Streptococos encapsulados a temperaturas altas, morían las bacterias. No fue sorprendente encontrar que las bacterias muertas no causaban la pneumonia, y los ratones carecían de bacterias vivas.
4- Inyección con una mezcla de bacterias encapsuladas muertas y desnudas vivas: en éste caso se inyectaron ratones con una mezcla de bacterias encapsuladas muertas por calor y desnudas vivas. Esta combinación en ningún caso causaría la enfermedad en forma independiente, pero la mezcla si fue capaz de infestar a los ratones con bacterias encapsuladas vivas, por lo que sus descendientes también eran capsulados.

Años después en 1923, Alloway completó los estudios de Griffith, obteniendo los mismos resultados pero sin los ratones. El mató las bacterias encapsuladas filtró las partes bacterianas más grandes y mezcló la solución resultante con bacterias desnudas vivas. La mezcla produjo bacterias encapsuladas con la capacidad de reproducirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada